“Ir contracorriente del capitalismo es heroico”

Miren Etxezarreta, nacida en Ordizia (Gipuzkoa), es catedrática emérita de Economía Aplicada de la Universidad de Barcelona y doctora por la London School of Economics. Hace ya 20 años fundó el Seminario Taifa, junto con algunos de sus alumnos de la facultad. Y en Taifa sigue, investigando y enseñando. No buscan el protagonismo político sino “estudiar la realidad y explicarla”, para que sepamos cómo actuar o, más bien, cómo luchar. Miren vino a Zaragoza el pasado 21 de enero para hablar sobre las pensiones, ante una sala abarrotada. Con la excusa de esta penúltima reforma, una parte más del paquete capitalista, privatizador, charlamos con ella de ese otro mundo posible, de la reflexión necesaria y anterior a la acción.

*Texto y fotos: Elvira Lozano

Háblanos un poco de Taifa, ¿qué es?

Es algo que montamos un grupo de economistas y no economistas, que queremos estudiar y explicar economía. No somos muchos, entre 20 y 25 personas, pero hacemos bastantes cosas, porque le dedicamos mucho. Cada uno trabaja en otras cosas, porque la gente se gana la vida como puede. Por ejemplo, uno de nuestros mejores puntales es panadero.

Imagino que no hay mucho hueco en el mercado para la economía crítica.

Nosotros ni lo hemos intentado. Estamos tan convencidos de que es imposible, que hacemos lo que podemos con los medios que tenemos. Si te metes a pedir subvenciones, al final el esfuerzo para sacar dinero no te deja tiempo para hacer lo que de verdad quieres.

¿Hay iniciativas parecidas en otros lugares?

Tenemos grupos amigos, como Azofra en Zaragoza, y algunos amigos en Madrid que no constituyen grupo. Creo que en Francia hay algún grupo, y en Alemania, pero con alguna financiación. Nosotros no tenemos nada, somos un grupo de aficionados.

De aficionados expertos.

Hemos conseguido un cierto prestigio como referente de algunas cosas, y eso nos alegra y nos anima a seguir. Por ejemplo, los jóvenes estudiantes que no están conformes con lo que estudian en la facultad pueden venir a hacer cursos.

¿Son muchos?

Desgraciadamente, no.

Tampoco se están movilizando mucho los jóvenes, y eso que son a los que más va a afectar la reforma de las pensiones.

Esta mañana he estado en un instituto en Huesca, habría 70 estudiantes, y les he dicho que preguntaran cosas. Han preguntado sobre la crisis, pero sobre pensiones ni uno. La gente de 20 años no piensa en las pensiones. A mí me preocupan más los de 30 a 50 años. No sé si porque bastante tienen con pagar la hipoteca, o sostener un empleo, pero cuando haces una charla sobre pensiones muchas veces los únicos que vienen son los pensionistas, que es a los que menos les va a afectar.

Pero en otros países de nuestro entorno sí que ha habido movilizaciones…

Excepto en Francia en los demás sitios tampoco hay nada. Fíjate por ejemplo en Irlanda, con todo lo que ha pasado, no ha habido ninguna reacción. Ninguna.

¿Y por qué?

El sistema ha conseguido captar las mentes, convencernos de aquello que decía la señora Thatcher de que “no hay ninguna alternativa”. Y la gente se siente terriblemente impotente, nos están dado por todas partes pero no vemos qué podemos hacer. Entonces, no nos movemos. Estamos inmersos en un mundo de consumismo, totalmente mercantilizado, del ’sálvese quién pueda’. Actuamos así porque eso ya está incorporado en nuestros planteamientos. No hay la esperanza de que pueda existir una actuación colectiva que lleve a cambiar las cosas. Es muy pesimista esto que te digo, pero es así.

El sistema capitalista ha mostrado su incapacidad, su fracaso. Todos esperábamos que se pudieran abrir pequeñas ventanas, que se empezara a escuchar a otra gente que dice otras cosas.

Las pequeñas ventanas existen. Soy pesimista, creo que nos están dando un palo increíble, pero al mismo tiempo cada vez existen más grupos, pequeños, trabajando en temas también pequeños, pero en los que la gente quiere hacer las cosas de otra manera. Hay muchísimos movimientos sociales. Yo conozco Barcelona, no conozco Zaragoza, pero si miras, hay una multiplicidad de grupos pequeños, unos trabajando contra la crisis, otros contra los deshaucios, okupando casas, haciendo cultura… Lo que no tenemos es un programa común, la posibilidad de trabajar conjuntamente. Pero las ventanitas existen. Y cada vez más.

¿Y si hubiera un programa común, el sistema permitiría su desarrollo?

Construir ese programa común es lo que está siendo difícil. Han sido tantos años de decepción profunda con los programas comunes… Empezando con los países del Este, que se llamaron socialistas y en el fondo eran países estatalizados. Después la decepción todavía más profunda con los partidos políticos que se llaman de izquierdas, y los sindicatos mayoritarios. Todas esas grandes fórmulas han fracasado. Tengo la impresión de que en este momento hay una especie de hervor en la sociedad, como al pil pil: cada uno está haciendo sus cosas, y no hay circunstancias subjetivas, no hay contexto para que de ahí surja una posición política que arrastre las líneas fundamentales. Pero igual llegará, la Historia no se ha acabado.

Hablas de las decepciones. ¿Hay algún hueco ahora mismo en la sociedad donde existan los planteamientos de izquierda?

Todos esos grupitos tienen planteamientos por lo menos alternativos. Algunos pueden no ser de izquierdas, incluso ser de derechas, pero la mayoría buscan una sociedad diferente. Es un caldo de cultivo de donde podrán salir cosas diferentes. Van a pasar muchos años antes de que eso se convierta en otra cosa. Pero hay algo.

Hay que confiar, ¿no?

Hay que desarrollar, más que confiar. Hay que luchar y trabajar porque eso se convierta cada vez más en una posibilidad de un sistema alternativo. Yo quiero un sistema que no sea capitalista, lo tengo clarísimo, en el capitalismo no podremos conseguir nada que merezca la pena. Pero tampoco quiero un proyecto diseñado por algún gurú, detrás del que vayamos todos. Esa no es la sociedad del futuro. Quizá lo que estamos construyendo, si podemos y si lo conseguimos, es una sociedad mucho más pluralista, de grupos autónomos que trabajarán por su cuenta, dentro de unas líneas de conjunto que tendrán que existir. Un sistema alternativo, pero enormemente plural y variado.

Para transformar un sistema económico –porque en el fondo estamos hablando de economía– en otro, ¿qué propuestas tenéis desde Taifa?

En el seminario estamos trabajando el tema de alternativas. Por una parte hay experiencias históricas de las que aprender, positivas y negativas. La experiencia de los países del Este, experiencias incluso de épocas anteriores, de pequeñas iniciativas… Por otro lado existen utopías, muchos autores y algún libro incluso que recoge cómo podrían ser los modelos, con todo detalle. Una persona de Taifa tiene recopiladas en un libro unas 20 utopías. Y desde los años 60 hay un montón de autores que han escrito sobre cómo se podrían hacer modelos alternativos. Pasa una cosa, que todo eso requiere poder, y eso es lo que no tenemos. El poder está tomado. Hay un libro muy interesante de John Holloway, que dice “transformar el mundo sin tomar el poder”. Y los anarquistas siempre han hablado de no tomar el poder.

Eso sí que es una utopía.

No, ¿por qué? Cuando tomaron el poder en la Unión Soviética, yo creo que en parte derivó en un desastre porque tenían el poder unos cuantos. A lo mejor lo que hay que buscar son sociedades donde el poder esté diluido. Por lo menos diluido. ¿Cómo se va a conseguir eso? Nadie tiene ni idea.

Por volver al tema de las pensiones. Cuando salga publicada la entrevista ya se habrá resuelto el pastel. ¿Qué crees que van a aprobar al final?

Nadie sabe lo que se va a aprobar. El Gobierno tiene un proyecto que ya lo explicitó en un documento en enero de 2010, y desde entonces están cambiando. Pero todos los cambios, con la excepción de un pequeñísimo aumento que quieren dar a las pensiones mínimas no contributivas, van en la misma dirección, que es disminuir las pensiones públicas. Empiezan por una medida, si les parece que los sindicatos van a oponerse mucho, pasan a otra. Realmente ya han planteado las medidas: aumentar la edad de jubilación, aumentar los años que hacen falta para tener derecho a una pensión, aumentar los años para el cómputo de la pensión… Da igual cuál sea, es un puzzle, pones una o pones otra. Y lo que los sindicatos han hecho la última semana, encerrados como si fueran monjes, es simplemente ver cómo pueden hacer vendible la reforma de pensiones sin convocar una huelga general, que no la quieren hacer de ninguna manera.

Pero lo que está en el fondo del asunto es privatizar. No es que reduzcas la pensión, porque la gente tiene que seguir recibiendo una pensión, alguien se la tendrá que proporcionar.

O no. Hay muchos países donde la gente se muere de hambre. En EEUU, muchos viejos, que tienen pensiones miserables o no tienen, siguen trabando hasta que se mueren en lo que les dejan.

¿Vamos un poco hacia ese horizonte? ¿No tenemos capacidad de reacción?

La reforma de las pensiones se va a aprobar, no tengas ni la más mínima duda. Y va a salir duro, no hay posibilidades de modificar eso. La otra parte, de la que se habla menos, y es muy grave también, es el estímulo a las pensiones privadas. El objetivo fundamental de toda la reforma de las pensiones públicas es que aumenten las pensiones privadas. No se habla para nada del bienestar de los pensionistas, como si todos los pensionistas fuéramos millonarios y pudieran quitarnos el 20% de la pensión, que es lo que quieren quitar por lo menos, y no pasa nada. La pensión media de jubilación son 875 euros al mes, pero hay pensiones mínimas de 588, y hay menos que eso todavía.

En el último año el conjunto de los planes privados de pensiones han tenido unos beneficios del 0,09%, menos que la inflación que es el 2,1%. ¡Es más rentable que el Estado te guarde el dinero!

Exactamente. Y si tomas más datos, la rentabilidad de las pensiones a largo plazo es bajísima. Si vamos a tener que pagar todos pensiones privadas, ¿por qué no podemos pagar pensiones públicas? Hay otro punto importante: los bancos cobran una comisión por gestión, que está entre el 1,5 y el 2% anual. Si multiplicas por los 35 años que te harán falta como mínimo para tener una pensión… Los costes de gestión en España de una pensión privada son el 37% de la pensión. Entonces, con el riesgo que tienen, la falta de rentabilidad, el coste, y que tampoco responden a la inflación, ¿qué sentido tiene hacer pensiones privadas? Solo uno: las desgravaciones fiscales que pone el Estado. Que es otra incoherencia: no hay dinero para las pensiones públicas y desgravan las pensiones privadas. Pero es el Estado el que te está dando ese dinero.

¿Cómo es posible que todos los gobernantes tengan en mente velar por los beneficios del sistema financiero e industrial, y no por los beneficios de sus conciudadanos? Cada vez más gente vive peor.

El sistema tiene una dinámica que te arrastra. Por ejemplo, fíjate si la gente tenía esperanzas con Obama. Pero para acceder a ser presidente de EEUU, ¿quién le financió? Mucha gente independiente, es verdad, pero también unos cuantos capitalistas muy importantes, y eso pasa factura. Si te mueves en el ámbito capitalista, y no tienes mucha fuerza política detrás, al final el sistema te obliga. Porque si dejas hundir la banca, se generan una serie de catástrofes que a menos que tuvieras la población detrás apoyándote, te van a pasar factura. Incluso a un gobierno tan moderado como el del PSOE la crisis le va a pasar factura. En el capitalismo el Estado está obligado a hacer lo que el capitalismo quiere.

El otro día un chiste de Cano decía: “Cómo hemos cambiado, en el año 74 volvíamos de Portugal emocionados por lo que estaba pasando y ahora volvemos de Túnez amargados porque nos han fastidiado las vacaciones”. Pero es que ocurre así.

Ya te he dicho al principio, el capitalismo no es únicamente un sistema económico, genera su propio sistema de valores: el consumo, el individualismo, el no pensar que tú puedes resolver nada colectivamente. Ayer todavía tenía que discutir con una persona que decía que la culpa de la crisis también la tenía la gente: porque nos hemos pasado en el consumo, en pedir créditos… Vivimos en un sistema que te dirige por ahí e ir contracorriente es heroico. Son los valores de esta sociedad los que has mamado y vivido. Hay gente que dice que hay que formarse más para tener empleo. Es mentira, hay gente formadísima sin trabajo. A lo mejor con más formación habría un poco más de productividad, pero no habría puestos de trabajo. Por eso te digo, los valores también nos han entrado a nosotros.

¿Crees que las huelgas podrían servir para algo? ¿Sirvió el 29-S? ¿Qué podemos hacer a corto plazo?

Hay que hacer huelgas, generales si hace falta, y todo tipo de manifestaciones de protesta. No porque cada una nos va a resolver nada, sino porque el contexto de resistencia que se genera estimula a que la población sea más consciente de que hay que hacer cosas. Hace unos meses hablaba con un grupo de trabajadores que están consiguiendo cosas positivas con sus luchas. Y les preguntaba cómo: “porque nosotros luchamos todos los años”, decían. Nosotros, como países, no solo España, hemos dejado de luchar durante muchos años. A lo mejor hay que buscar formas modernas y originales de hacer cosas, y hay que luchar, porque solamente con una lucha permanente se genera ese tejido social. En el franquismo era dificilísimo, pero la gente luchaba. No se consiguió hundir a Franco, se murió en su cama, pero había ambiente de lucha. Ahora no lo hay. No nos damos cuenta pero cada día nos aprietan más, con la reforma laboral, con las pensiones, con lo que va a venir de sanidad, nos están haciendo cosas que no hubieran pensado nunca que se podían hacer. Claro que hay que resistirse, como sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: