“Nuestra fuerza está en la elección del día a día”

Por Elvira Lozano.

Germán y Bertrand son los artífices del proyecto Iceland Revolution, un documental sobre lo sucedido recientemente en Islandia, un país en el que el pueblo ha tomado decisiones para hacer frente a la crisis, y del que nos ha llegado muy poquita información.

El colapso económico en octubre de 2008, que obligó al Gobierno a nacionalizar los principales bancos del país, colocó a Islandia en la peor crisis de su historia reciente. Tres meses después, las protestas populares provocaron la caída del  gobierno, encabezado por Geir H. Haarde, que estos días se sienta en el banquillo acusado de negligencia en la gestión de la crisis. Desde entonces la izquierda gobierna con mayoría absoluta. En 2010 se estableció una asamblea constituyente de 25 “ciudadanos de a pie” para reformar la Constitución.

Bertrand (Toulouse, Francia) trabajaba hasta febrero de 2011 como asistente informático para un
subcontratante de Airbus y se quedó en paro. “Hace dos años que no leo periódicos o las noticias en la televisión, que están sometidos al sistema de propaganda. Un día en unaweb de información alternativa leí un artículo sobre lo que estaba sucediendo en Islandia. Sobre la nueva constitución, que estaba escrita por el pueblo. Me sorprendió y quería saber más. Es único en la historia moderna que se forme una asamblea constituyente por el pueblo soberano”.

Germán (Zaragoza) trabaja de administrativo y tiene un grupo de música, Yuri Gagarin. “Yo había leído alguna noticia en internet, se me había quedado en la cabeza ‘Islandia, la revolución silenciosa’. En marzo Bertrand dijo que se iba, empecé abuscar en internet, no había casi información y la que había era muy sesgada. ¿Por qué no se informaba en profundidad?”. Antes de partir, los dos se pusieron a buscar más información. El 9 de abril se celebraba el segundo referendum para ver si los islandeses aceptaban el pago de la deuda contraida por los bancos privados islandeses en quiebra con ahorradores del Reino Unido y Países Bajos. En el primero, el ‘no’ obtuvo un 93% de votos. Solo son 300.000 habitantes y tienen que devolver 12.000 euros por persona, incluidos niños y ancianos.

“Fuimos en marzo, y lo que vimos con el referendum es que aunque la situación está muy mal, la gente puede decidir. Se han parado y han dicho, vamos a mirar al futuro. Si es para mañana, a lo mejor dices que sí. Pero si miras a largo plazo y piensas en tus hijos, dices no. Vuelvo a España  y en tres días veo en los periódicos que se dota a las cajas de ahorros con millones de fondos públicos. ¿Qué pasa aquí? En Islandia hay un acercamiento a la población para decidir este tipo de cuestiones que nos afectan a todos”, apunta Germán.

“Preguntamos a muchas personas antes del referéndum, y muy pocos tenía claro su voto. Me pareció gente con capacidad de interiorizar el problema y reflexionar, y con un punto de responsabilidad en lo que había pasado. La participación fue altísima”, añade satisfecho, y apunta una explicación: “Tienen un perfil más nórdico, y es un país sin ejército. Han elegido durante muchos años opciones políticas que tienden a la transparencia, la buena gestión. Cuando ocurre el colapso, el nuevo gobierno es capaz de decir: tengo un pueblo inteligente, puedo ofrecerle un referendum que revise la constitución. Aparte de que fuera una medida populista”.

Los dos sabían manejar una cámara de vídeo. Durante un mes estuvieron recogiendo testimonios de la gente, y el 9 de abril filmaron a los islandeses votando, el recuento de las papeletas, y finalmente el estallido de los partidarios del ‘no’ cuando vuelven a ganar, aunque esta vez sólo con un 60% de los votos. “Hubo una cierta propaganda pro ‘sí’, decían: si votas ‘no’, serás la “Cuba del norte”. Con presiones internacionales, del FMI, se volvió a convocar un referendum. Pero no es un pueblo que se deje presionar fácilmente”, explica Bertrand.

Su documental buscaba testimonios que sirvieran para analizar lo constructivo, lo positivo en la situación actual del país, donde cada año 5.000 islandeses tienen que salir fuera a buscar trabajo. “Ya ha habido muchos documentales con gente gritando, llorando, hablando de la muerte del país. Nosotros les decíamos: no queremos mostrar tu miseria, sino las soluciones que has escogido para salir de la miseria. Y hay soluciones funcionando ya en Islandia”, recalca Bertrand. Para ellos, hay que seguir mirando a Islandia, porque es un laboratorio: lo que ha sucedido allí en cinco días, es lo que está pasando aquí en cámara lenta. Tanto en el colapso como en las medidas para solucionarlo. “Ahora es un corralito financiero, el FMI no puede entrar, pero es un corralito en un espacio de democracia real. Por eso es un laboratorio, por la revisión de la constitución, la transparencia informativa. Hay que mirar a Islandia y a otros países que lo están haciendo bien y coger lo mejor de cada país”, explica Germán.

Al final reunieron 20 testimonios, con los que van a montar el documental. Entre ellos el de Birgitta Jonsdottir, poeta, escritora, editora, activista… y miembro del parlamento islandés desde 2009 por el partido El Movimiento, creado tras el colapso económico con la idea de instaurar una verdadera democracia. Es la promotora de la Icelandic Modern Media Initiative, el proyecto legislativo que pretende hacer de Islandia un paraíso de la libertad de información y de expresión. “Cuando ocurre el colapso la gente empieza a pensar de forma diferente, y el partido de Birgitta entra con cuatro escaños en el parlamento. Ella habla con una transparencia y sencillez impresionantes. De verdad quiere cambiar las cosas, y ofrecer al ciudadano lo que le pertenece, la capacidad de decisión. Muchos entrevistados tienden a lo mismo: quieren a su tierra. Hay que preservarla, es el futuro, la garantía para sus hijos, lo que nos une a todos. Pero que un político tenga esa convicción y la lleve hasta el final…”, se admira Germán.

Y a la vuelta de Islandia se encontraron con todo el movimiento del 15-M. Para Bertrand, si no hubiera ocurrido, ni siquiera lo hubiera imaginado, “de tan bueno que es”. Y reflexiona: “Ocurrió en Islandia, después en Túnez, Egipto, todos los países árabes. Es la misma crisis. En Europa estamos pagando para que no tengamos colapso. Pero si no cambiamos las cosas profundamente, la crisis será cada vez más fuerte, la historia se repetirá”. A Germán, lo que le gusta de este movimiento “es que ha sido preventivo, no ha tenido que ocurrir un drama como el de Islandia para que la gente salga a la calle. También que estamos empezando a hablar, y nos damos cuenta de que pedimos lo mismo”. Acudió a una de las asambleas de la plaza del Pilar: “me senté y había gente de todas las edades, con corbata, con rastas, muchos grupos sociales. Esta gente está bullendo”.

Y añade Bertrand: “Estamos tomando conciencia de que los antiguos esquemas de la política, con partidos, de izquierda, de derecha… sirven para dividirnos. Lo interesante es que todos somos el pueblo, con las mismas aspiraciones. Como dice Birgitta, la aspiración de ser felices. ¿Quién quiere dominar el mundo, conquistar territorios? Yo, por lo menos, cuando me despierto por la mañana lo que quiero es tomar mi café, ponerle un poco de azúcar”.

Para acabar de montar el documental, tienen la idea de entrevistar a Eva Joly, una política noruega, ecologista, activa en la lucha contra la corrupción de los bancos y que está trabajando con Birgitta en la ley de información. Germán nos resume lo que podremos ver cuando esté terminado: “Son ideas muy sencillas, pero muy poderosas. Ser conscientes de nuestra dimensión frente a las corporaciones, y quenuestra fuerza está en la elección del día a día, de las opciones políticas, de los medios de comunicación, de lo que comemos, de lo que no queremos. Esa revolución individual que se contagia al resto de la gente, la visión constructiva de cómo se pueden cambiar las cosas. Tenemos encima una nube negra,con el FMI, el banco, y en medio los gobiernos. Nuestra fuerza es ir ocupando los espacios poco a poco, que la gente participe en política, en el 15-M, en asociaciones, que se empiece a crear un tejido desde abajo, que estemos conectados, y que esto no nos lo quiten. El espacio de internet ha sido fundamental, y va a dar paso a un nuevo tipo de revolución que no conocemos todavía”.

Más información en: http://www.facebook.com/Iceland.Revolution.Project

Anuncios

One Response to “Nuestra fuerza está en la elección del día a día”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: